Inicio

Guía sobre cómo generar nombres para productos

Dentro del ámbito de una empresa, en ocasiones, lo que parece más fácil se convierte en lo más difícil. Nos referimos a la creación de un producto, el cual surge de una idea o concepto, pero lo más complejo de este proceso puede ser la denominación del mismo. Así que, hoy os traemos una pequeña guía para generar nombres para productos de forma sencilla ¿Preprad@s?

generar nombres

1. Describirlo

Lo más intuitivo a la hora de generar un nombre para un producto es describirlo de la forma más literal posible. Por ejemplo, Chupa Chups es uno de los productos más descriptivos del mercado, ya que, con sólo oír su nombre, ya podemos intuir qué es o para qué sirve. Los míticos Peta Zetas también jugaban con el método descriptivo para crear un producto.

Recordad que esto sirve también para la prestación de servicios, no sólo para la creación de un producto físico. Por ejemplo, T-Mobile es una empresa bastante descriptiva porque sugiere algo relacionado con las telecomunicaciones por móvil.

2. Sencillo

Conozco muy pocos productos exitosos que tengan nombres muy complejos, ya sea a la hora de decirlo (fonéticamente) o a la hora de escribirlo. Por ello, es, casi, imperativo generar un nombre que sea sencillo de escribir o de pronunciar, ya que esto facilita la asimilación y memorización del nombre. El Top of Mind es realmente importante en el mundo de los negocios.

Si os paráis a pensarlo, las marcas o productos más exitosos del mundo tienen un nombre compuesto por una palabra, la cual no suele ser muy extensa. Es el caso de iPhone, Lego, Zara, Oreo, Bimbo, Guiness, etc.

3. Usar palabras compuestas

El hecho de crear una palabra compuesta para describir el producto puede ser algo muy interesante a efectos de comprensión del producto por parte del público. Es interesante recurrir a este método para conseguir el nombre más preciso posible a la hora de definir qué es o para qué sirve. Como hemos dicho anteriormente, Chupa Chups es un ejemplo de ello.

Esto nos ofrece la posibilidad de que podamos crear un nombre más creativo o que genere más atracción que una simple palabra. Así ha ocurrido con Coca-Cola, FedEx, Royal mail, Wal Mart, Hot Wheels o Land Rover.

4. Recurrir a la metáfora

Una idea brillante es recurrir a una metáfora para que el consumidor o usuario entienda qué valor o sentimiento queremos transmitir. Un caso ejemplificador sería Red Bull usando el toro como un animal potente, energico y con fuerza, de modo que utiliza el toro como un animal que de ciertas características y la palabra “rojo”, un color que expresa emoción, acción, pasión o vitalidad.

De esta manera, recurrimos a un símbolo, animal o cualquier otro elemento para que el consumidor entienda de manera más sencilla lo que queremos transmitir, evitando nombres complejos, abstractos que escondan el significado del producto.

5. Siglas

Existe la posibilidad de usar siglas para conseguir un impacto que se desarrolla en dos aspectos:

– Interés por el consumidor. A veces, cuando un consumidor ve una marca o producto cuyo nombre está constituido por siglas se suele interesar por saber qué palabras hay detrás de esas siglas. Así ocurre con H&M, HP, BP, ABBA, H&S, O2, 3M, IBM o P&G.

– Nombre completo de producto. Disfrazando el nombre del producto en siglas, nos olvidamos de calentarnos la cabeza para crear un nombre corto, sencillo y que sea bueno, algo que suele ser muy complicado.

Inspiración

6. Inspiración

A veces, nos atascamos en la tarea de generar un nombre de producto, para ello podemos utilizar generador de nombres aleatorios los cuales nos pueden servir de ayuda a efectos de inspirarnos en algo. No sólo tenemos este recurso, sino que podemos buscar en Google sinónimos, antónimos, acrónimos o ciertas palabras utilizando keywords.

CONTACTO

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Subject

 Tu Mensaje